Buscar
  • Charlie McNeill Love

¿Qué significa el trabajo remoto para la sostenibilidad en las ciudades?

¿Volverá alguna vez?


En 2019, la vida de la ciudad estaba en su apogeo. Cada cafetería tenía cola en la puerta, los bares bullían, los autobuses estaban abarrotados y las tiendas estaban llenas. Pero después del abrupto cambio cultural que siguió a la pandemia de 2020, el paisaje urbano moderno se ve bastante diferente hoy.


El trabajo remoto se ha convertido en una de las formas más populares de la vida laboral diaria, y cada vez más empleados eligen trabajar desde casa que en la oficina. Citando los beneficios de un viaje reducido, el acceso a instalaciones domésticas y el fácil cuidado de niños y mascotas como algunas de las razones predominantes por las que a las personas les gusta trabajar desde casa, cada vez es más común que las empresas adopten un enfoque híbrido o totalmente remoto para trabajar. De hecho, más del 16 % de las empresas en 2022 ahora son completamente remotas y funcionan únicamente a través de llamadas de Zoom y mensajes de Slack.


Entonces, ¿qué significa esto para la vida de la ciudad? Y lo que es más importante, ¿qué significa esto para la sostenibilidad dentro de estas ciudades hoy?


¿Menos viajes diarios = menos contaminación?

Uno de los mayores beneficios del aumento del trabajo remoto en las ciudades es la reducción de la contaminación de los viajes y la contaminación del aire durante la semana. Con más y más empleados que eligen quedarse en casa para trabajar, esto significa que hay menos autos en la carretera, menos motos, menos taxis y Ubers... Si bien los autobuses estándar pueden funcionar con normalidad, la reducción de la contaminación vehicular doméstica va a tener un impacto significativo en la huella de carbono del trabajador de oficina estándar.


Sin embargo, los estudios también muestran que sin el viaje al trabajo, los trabajadores remotos están haciendo un número cada vez mayor de viajes de placer para compensarlo, viajando a la ciudad para eventos sociales y trabajando en cafeterías. Si bien trabajar desde casa puede mejorar el enfoque y la productividad, muchos empleados se dan cuenta de que se sienten aislados y aburridos después de gastar demasiado en casa y, en cambio, buscan nuevas formas de socializar en las ciudades.


Uso y desperdicio de tecnología

Al medir nuestras huellas de carbono digitales, se debe contar la cantidad de tecnología (y tecnología innecesaria) que tenemos en nuestros hogares. Durante la pandemia, hubo un aumento significativo en la cantidad de empresas que entregaron o enviaron a sus empleados computadoras portátiles específicas de la empresa para trabajar desde casa. Esto a menudo significaba que las casas de varios trabajadores albergaban muchas computadoras portátiles y computadoras duplicadas en un solo espacio, lo que aumentaba la cantidad de energía utilizada durante el día.


A algunos trabajadores también se les entregaron duplicados de teléfonos móviles y tabletas para trabajar, consumiendo cada vez más energía en la semana laboral. Y es igualmente importante considerar cómo los empleados usan estos dispositivos: tener reuniones en línea en lugar de en persona, comunicarse a través de correos electrónicos, mensajería instantánea y llamadas. Sin la capacidad física de hablar con un colega, es probable que estos dispositivos estén encendidos y activos durante gran parte del día, listos y esperando cualquier comunicación digital, todo lo cual contribuye a la producción de carbono del hogar.


Potencial para espacios sostenibles

Entonces, con muchos espacios de oficinas abiertos y vacíos ahora, algunas empresas y ayuntamientos han comenzado a explorar las diferentes posibilidades para las que se podría utilizar este espacio desperdiciado.


En ciudades como Ámsterdam, Nueva York y Singapur, ya se ha comenzado a trabajar para transformar estos espacios de oficinas abandonados en alternativas de vivienda sostenible, ayudando tanto a fomentar la construcción sostenible como a brindar soluciones de vivienda para áreas superpobladas.


A medida que más y más trabajadores eligen quedarse en casa, la demanda de oficinas tradicionales está disminuyendo y la necesidad de espacios de vida cómodos y productivos (con características adicionales de sostenibilidad) está aumentando. Esto significa viviendas más sostenibles en general y estilos de vida más sostenibles dentro de las ciudades del interior.



Si bien el trabajo remoto puede no ser el salvador sostenible de las ciudades de todo el mundo, la diferencia que ya ha tenido en ciertas ciudades y paisajes urbanos ya está teniendo un impacto positivo en nuestro medio ambiente.



Si desea hablar sobre nuestras oportunidades de desarrollo comercial, ¡nos encantaría saber de usted! Siga este enlace para iniciar una conversación hoy.

 

#Cefinco #CommercialProperty #PropertyDevelopment #ElSalvador #CentralAmerica #Remoteworking #Nomad



2 visualizaciones0 comentarios